Connect with us

Startups

Generación Z: ¿Menos emprendedores que los Millennials?

Published

on

centennials menos emprendedores millennials supnews
Imagen de Free-Photos en Pixabay

El tiempo de los Millennials (los nacidos entre 1980 y 1995) como la ‘carne fresca’ dentro del mercado laboral ya va quedando en el pasado. Es momento de la Generación Z, también conocido como los Centennials. Aquellos que llegaron al mundo entre 1996 y 2010.

 

Uno de los rasgos más característicos de la Gen Y (otra forma de llamar a los milénicos) es la ambiciosa visión emprendedora. Incluso muchos de los más viejos, ya próximos a cumplir 40 años, siguen mostrando este espíritu de innovación, preferiblemente lejos de los ‘típicos’ roles de oficina. (Aunque dediquen la mayor parte de su tiempo dentro de estas áreas de trabajo, pero como parte de un equipo propio impulsado por ellos mismos).

 

Sin embargo, aquellos que están próximos a concluir sus estudios de pregrado o ya cuentan con una licenciatura, listos para iniciar sus carreras profesionales, prefieren la (en teoría) vida más tranquila de los empleados. Por lo menos este es el caso de Uruguay. 

 

Según una encuesta de Adecco reseñada por El País, 65% de los jóvenes de la nación austral evalúa positivamente asimilarse al mercado laboral bajo relación de dependencia. Solo el 35% de los entrevistados se muestra entusiasmado ante la idea de sumarse al mundo de las startups.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Los tatuados tienen más oportunidades como emprendedores?


El informe de la multinacional de los Recursos Humanos termina por afirmar algo que a muchos seguramente les resultará obvio: para los Centennials la estabilidad es mucho más importante que la posibilidad de ‘crear algo grande’. La perspectiva de conquistar al mundo con una solución innovadora parece que ya no seduce tanto como antes. ¿Será que ya todo ‘está inventado’?

Startups

7 formas en las que el teletrabajo cambiará nuestro futuro

Published

on

7-formas-en-las-que-el-teletrabajo-cambiara-nuestro-futuro

Nuestro Soapbox de hoy presenta la opinión de Paulo Bichucher, cofundador de Yuca. Contxto – Covid le dió a los arrendadores lo que algunos consideran como el golpe de gracia al acelerar el cambio hacia el comercio en línea y, ahora las oficinas están en la mira. ¿Acelerará esta pandemia el ritmo al que las […]

The post 7 formas en las que el teletrabajo cambiará nuestro futuro appeared first on Contxto.

Don’t worry, we speak : English (Inglés), too!

Nuestro Soapbox de hoy presenta la opinión de Paulo Bichucher, cofundador de Yuca.

Contxto – Covid le dió a los arrendadores lo que algunos consideran como el golpe de gracia al acelerar el cambio hacia el comercio en línea y, ahora las oficinas están en la mira. ¿Acelerará esta pandemia el ritmo al que las personas pasan del trabajo en oficina al trabajo remoto, eliminando así la necesidad de un espacio físico?

Nos han inundado con noticias sobre compañías que están considerando cambiarse permanentemente al teletrabajo. Mark Zuckerberg hizo un livestream que duró 45 minutos sobre lo que el teletrabajo significaría para Facebook.

Otras compañías, como Nubank, Twitter, Google, XP Investments han trabajado de forma remota durante mucho tiempo (si no es que siempre).

¿Alterará este cambio no solo en dónde trabajamos, sino dónde y cómo vivimos?

1. Trabajar desde casa no es para todos

No hay duda de que trabajar desde casa puede incrementar al productividad. Sin embargo, no todas las tareas necesitan ser eficientes y no todo el trabajo se trata de ser productivo.

Un estudio ha demostrado que trabajar desde casa incrementó la productividad y la felicidad de empleados cuyos resultados pueden controlarse fácilmente, como representantes de call-centers, ventas y desarrolladores.

También para gerentes senior, que tienden a tener estilos de vida más estables (casados, con hijos, etc.) y se motivan solos (aunque muchos padres de familia prefieren distanciar su vida personal y laboral). 

Los empleados creativos y de conocimiento tienden a resistirse a esta idea y las generaciones jóvenes también. Estar en contacto con otros y escuchar sus perspectivas hacen que la creatividad fluya. Es sabido que la interacción cara a cara tiende a ser la mejor forma de abordar problemas difíciles de resolver y de desarrollar una cultura de equipo.

¿Qué me dices de los empleados jóvenes? Bueno, ellos anhelan la socialización y requieren de supervisión durante sus primeros años. 

Incluso el reciente live de Mark Zuckerberg, donde compartió la investigación en torno al teletrabajo con los empleados de Facebook, la mayoría de los empleados junior no estaban interesados en un horario de teletrabajo completo y, coincidió con que todavía se necesitan graduados universitarios en la oficina. 

El mismo estudio mostró que el 40 por ciento estaban muy o algo interesados en aplicar el teletrabajo completamente, pero no todos podían o querían, por circunstancias más allá de Covid.

Lo que los profesionales quieren en realidad es flexibilidad (como todo lo demás en la economía colaborativa), no una política fija. 

2. Los horarios flexibles se generalizarán reduciendo la demanda futura de oficinas

La pandemia obligó a la mayoría de los gerentes a utilizar el trabajo remoto por primera vez, incluso si no estaban seguros de cómo afectaría a la productividad de sus equipos. 

Sin embargo, después de reunir evidencia real sobre cómo el trabajo remoto puede ayudar a prosperar, y cuando no lo hace, los gerentes emitirán nuevas políticas que permitirán que un subconjunto de empleados adapte la presencia de su oficina a su propio horario.

Menos personas en el QG significa menos espacio, pero todavía falta validar un experimento de confianza cuando el distanciamiento social se relaje.

Muchas compañías maduras están renegociando el contrato de arrendamiento de sus oficinas vacías para ahorrar efectivo, pero apenas logran reducir su tamaño. Los CFOs apuntan a un escalamiento futuro sin agregar espacio extra, recuperando los muy apreciados márgenes a largo plazo.

3. Teletrabajo como estrategia de contratación y retención (y como una reducción de los gastos laborales)

Todos en el mundo de las startups sabemos cuán peleado está el conseguir talento tecnológico, especialmente en América Latina. 

Facebook, que según Mark Zuckerberg no tiene problemas con la contratación, dice que abrirá oficinas más pequeñas en otros centros urbanos para estar más cerca del talento local.

De esa forma puede reunir trabajadores de diversas regiones, sin tener que trasladarlos a Nueva York o San Francisco, mientras paga los salarios del mercado de estos centros más pequeños.

Es de esperarse que el salario del desarrollador promedio no crezca tan rápido, dado que la escasez de mano de obra ya no será un problema.

Esta política también ayudará a retener talento, atrayendo a ingenieros que desean establecerse o una vida más suburbana. Un ahorro enorme en gastos de capacitación, y preservación del conocimiento y cultura de la compañía. 

Por lo tanto, al mejorar la retención, reducir los costos de contratación y llevar a los empleados a un salario más bajo, las compañías que trabajan a distancia reducirán sus futuros gastos en talento.

(Considero acertada la afirmación de Mark de que el trabajo remoto ayuda a distribuir la riqueza fuera de las principales ciudades, una gran victoria para las regiones a menudo ignoradas).

4. Ya cambió la forma en que viajamos y cómo nos relacionamos con la oficina

Los suburbios tendrán mayor espacio como destino de viaje, como dijo Brian Chesky de Airbnb, logrando que los turistas elijan lugares asequibles cerca de casa para viajar.

Se acabaron las búsquedas incesantes por encontrar descuentos para boletos de avión al extranjero.

Los viajeros buscarán bonitas cabañas en el bosque o casas frente al mar para pasar tiempo con amigos y familia. Este tipo de viajes probablemente ocurrirán con mucha más frecuencia que ese viaje al extranjero dos veces al año para el que muchos millennials ahorraban.

Los viajes de negocios han desaparecido (casi) por completo durante esta crisis. Las conferencias y reuniones se movieron rápidamente a un formato en línea y no estoy seguro de en qué medida volverán a la normalidad.

Las interacciones en línea han demostrado ser un formato altamente efectivo para las temporadas de oradores y reuniones, pero no puedo decir lo mismo de las grandes conferencias y ferias comerciales.

En cuanto al futuro de la oficina, los equipos seguirán utilizando estos espacios para establecer contactos y aprovechar el conocimiento colectivo para la resolución creativa de problemas.

Las oficinas estarán diseñadas para despertar la creatividad y la socialización, como la de Nubank, en lugar de construirse para emular un experimento de Foucault sobre poder y control.

Los lugares de coworking van a la cabeza. Se construyeron inicialmente para que los primeros profesionales independientes tuvieran horarios de trabajo flexibles. Aun así, buscaron espacio de oficina, infraestructura y un grupo de personas de ideas afines.

XP Investments ya está reconsiderando su sede, transformándola en un centro de capacitación, comunidad y recepción de clientes.

5. Cambiará la forma en que vivimos

El reciente estudio de Grupo Zap sobre el impacto de Covid en las tendencias de bienes raíces brinda una importante perspectiva sobre las preferencias de vivienda de los consumidores, apesar de que, por el momento, el mercado se detuvo poniendo en peligro los datos y la información que genera.

En general, los compradores están retrasando su adquisición por más de 10 meses, y los inquilinos posponen su mudanza por otros 4 meses. Sin embargo, lo más interesante es el cambio en las preferencias de vivienda después de Covid.

Para los inquilinos, lo más importante después de la crisis es cuán cerca esta su casa a su trabajo, y en cuanto al público combinado (compra o alquiler) es lo cerca que está su nueva casa de los comercios y servicios.

Una razón podría ser que se dieron cuenta que un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal viene con la ausencia del traslado al trabajo.

Curiosamente, el co-living (casas compartidas) ya estaba cerca del trabajo y tenía a los comercios y servicios como su principal propuesta de valor. En Yuca, el 55 por ciento de nuestros inquilinos optaron por este modelo de vivienda por su proximidad al trabajo.

Sin embargo, vivir en la ciudad es mucho más que estar cerca del trabajo. Muchos de nuestros inquilinos que comparten casa decidieron pasar su aislamiento con sus familiares, pero de los que se quedaron, el 33 por ciento lo hizo porque dijeron que se sentirían solos, y de los que se fueron, el 25 por ciento regresó porque se sentían solos.

La vida comunitaria proporciona otras necesidades más allá del refugio. Brinda a sus residentes la oportunidad de construir conexiones significativas en un mundo plagado por la soledad. Con las medidas de distanciamiento social relajándose gradualmente, los humanos buscarán aún más conexiones fuera del trabajo.

6. Diferentes países, diferentes realidades

Los niveles de urbanización y desarrollo económico están positivamente correlacionados. Concentrar la producción y la vivienda en áreas particulares genera ahorros en infraestructura, en retail (incluso para el e-commerce) y en servicios, y permite que el talento se concentre, creando economías de aglomeración.

Si bien los Estados Unidos tienen varios centros urbanos que tienen la concentración de riqueza para lograr tales economías de escala, ese no es el caso de América Latina.

Una gran parte de la población urbana de nuestro país se concentra en su mayor población. Eso es el 7 por ciento para EE.UU., 12 por ciento para Brasil, 21 por ciento para México, 36 por ciento para Argentina, etc.

Esto deja a ciudades más pequeñas con un grupo más pequeño de talento, servicios e infraestructura permitir una estrategia de trabajo remoto a nivel nacional.

Esto cambiará por supuesto. Sin embargo, estos grandes cambios tardan muchos años (si no es que décadas) en suceder. Las economías en desarrollo llegarán tarde a la adopción y dependerán de una mayor urbanización durante algún tiempo antes de cambiar a una economía más distribuida.

Las tendencias de urbanización ya no tardarán 20 años en pasar por grandes cambios, pero tampoco cambiarán en los próximos 5.

7. No olvidemos la ley de Amara

Al leer la actual avalancha de predicciones en línea, recuerdo rápidamente la famosa ley que acuñó el futurista Roy Amara de Stanford: Tendemos a sobreestimar el efecto de la tecnología a corto plazo y subestimamos el efecto a largo plazo.

Estoy lejos de ser economista, urbanista o futurista. Sin embargo, estoy seguro de que Covid-19 no durará para siempre, por lo que cualquier cambio que esté ocurriendo debido al distanciamiento social desaparecerá gradualmente una vez que las medidas de aislamiento se relajen.

Esta pandemia es el mejor momento para impulsar la adopción del trabajo remoto, pero está lejos de lo que será el mundo después del virus.

Lo que comenzó con una pandemia y luego se convirtió en una crisis económica al final formará una ola de nuevas tecnologías y políticas. Todo conducirá a un cambio significativo en cómo trabajamos y cómo vivimos, gradualmente, y luego de repente.

Sin embargo, durante los próximos años las oficinas seguirán existiendo y los hogares estarán en las grandes ciudades. Todavía hay grandes obstáculos y comportamientos fundamentales y superarlos tomará tiempo, dando a los fundadores suficiente tiempo para comprender a dónde irá la próxima generación de “consumidores” de bienes raíces.

Continue Reading

Startups

Nanox, maker of a low-cost scanning service to replace X-rays, expands Series B to $51M

Published

on

nanox,-maker-of-a-low-cost-scanning-service-to-replace-x-rays,-expands-series-b-to-$51m

A lot of the attention in medical technology today has been focused on tools and innovations that might help the world better fight the COVID-19 global health pandemic. Today comes news of another startup that is taking on some funding for a disruptive innovation that has the potential to make both COVID-19 as well as other kinds of clinical assessments more accessible.

Nanox, a startup out of Israel that has developed a small, low-cost scanning system and “medical screening as a service” to replace the costly and large machines and corresponding software typically used for X-rays, CAT scans, PET scans and other body imaging services, is today announcing that it has raised $20 million from a strategic investor, South Korean carrier SK Telecom.

SK Telecom in turn plans to help distribute physical scanners equipped with Nanox technology as well as resell the pay-per-scan imaging service, branded Nanox.Cloud, and corresponding 5G wireless network capacity to operate them. Nanox currently licenses its tech to big names in the imaging space like FujiFilm, and Foxconn is also manufacturing its donut-shaped Nanox.Arc scanners.

The funding is technically an extension of Nanox’s previous round, which was announced earlier this year at $26 million with backing from Foxconn, FujiFilm and more. Nanox says that the full round is now closed off at $51 million, with the company having raised $80 million since launching almost a decade ago, in 2011.

Nanox’s valuation is not being publicly disclosed, a but a news report in the Israeli press from December said that one option the startup was considering was an IPO at a $500 million valuation. We understand from sources that the valuation is about $100 million higher now.

The Nanox system is based around proprietary technology related to digital X-rays. Digital radiography is a relatively new area in the world of imaging that relies on digital scans rather than X-ray plates to capture and process images.

Nanox says the ARC comes in at 70 kg versus 2,000 kg for the average CT scanner, and production costs are around $10,000 compared to $1-3 million for the CT scanner.

But in addition to being smaller (and thus cheaper) machines with much of the processing of images done in the cloud, the Nanox system, according to CEO and founder Ran Poliakine, can make its images in a tiny fraction of a second, making them significantly safer in terms of radiation exposure compared to existing methods.

Imaging has been in the news a lot of late because it has so far been one of the most accurate methods for detecting the progress of COVID-19 in patients or would-be patients in terms of how it is affecting patients’ lungs and other organs. While the dissemination of equipment like Nanox’s definitely could play a role in handling those cases better, the ultimate goal of the startup is much wider than that.

Ultimately, the company hopes to make its devices and cloud-based scanning service ubiquitous enough that it would be possible to run early detection, preventative scans for a much wider proportion of the population.

“What is the best way to fight cancer today? Early detection. But with two-thirds of the world without access to imaging, you may need to wait weeks and months for those scans today,” said Poliakine.

The startup’s mission is to distribute some 15,000 of its machines over the next several years to bridge that gap, and it’s getting there through partnerships. In addition to the SK Telecom deal it’s announcing today, last March, Nanox inked a $174 million deal to distribute 1,000 machines across Australia, New Zealand and Norway in partnership with a company called the Gateway Group.

The SK Telecom investment is an interesting development that underscores how carriers see 5G as an opportunity to revisit what kinds of services they resell and offer to businesses and individuals, and SK Telecom specifically has singled out healthcare as one obvious and big opportunity.

“Telecoms carriers are looking for opportunities around how to sell 5G,” said Ilung Kim, SK Telecom’s president, in an interview. “Now you can imagine a scanner of this size being used in an ambulance, using 5G data. It’s a game changer for the industry.”

Looking ahead, Nanox will continue to ink partnerships for distributing its hardware and reselling its cloud-based services for processing the scans, but Poliakine said it does not plan to develop its own  technology beyond that to gain insights from the raw data. For that, it’s working with third parties — currently three AI companies – that plug into its APIs, and it plans to add more to the ecosystem over time.

Continue Reading

Startups

Bryter raises $16M for a no-code platform for non-technical people to build enterprise automation apps

Published

on

bryter-raises-$16m-for-a-no-code-platform-for-non-technical-people-to-build-enterprise-automation-apps

Automation is the name of the game in enterprise IT at the moment: we now have a plethora of solutions on the market to speed up your workflow, simplify a process, and perform more repetitive tasks without humans getting involved. Now, a startup that is helping non-technical people get more directly involved in how to make automation work better for their tasks is announcing some funding to seize the opportunity.

Bryter — a no-code platform based in Berlin that lets workers in departments like accounting, legal, compliance and marketing who do not have any special technical or developer skills build tools like chatbots, trigger automated database and document actions and risk assessors — is today announcing that it has raised $16 million. This is a Series A round and it’s being co-led by Accel and Dawn Capital, with Notion Capital and Chalfen Ventures also participating.

The funding comes less than a year after Bryter raised a seed round — $6 million in November 2019 — and it was oversubscribed, with term sheets coming in from many of the bigger VCs in Europe and the US. With this funding, the company has now raised around $25 million, and while the valuation is considerably up on the last round, Bryter is not disclosing what it is.

Michael Grupp, the CEO who co-founded the company with Micha-Manuel Bues and Michael Hübl (pictured below), said that the whole Series A process took no more than a month to initiate and close, an impressive turnaround considering the chilling effect that the COVID-19 health pandemic has had on dealmaking.

Part of the reason for the enthusiasm is because of the traction that Bryter has had since launching in 2018. Its 50 enterprise customers include the likes of McDonalds, Telefónica, banks, healthcare and industrial companies, and professional services firms PwC, KPMG and Deloitte (who in turn use it for themselves as well as for clients). (Note: because of its target users being large enterprises, the company doesn’t publish per-person pricing on its site as such.)

Bryter’s been seeing a lot of attention from customers and investors because its platform speaks to a big opportunity within the wider world of software today.

Enterprise IT has long been thought of as the less-fun end of technology: it’s all about getting work done, and a lot of the software used in a business environment is complex and often requires technical knowledge to implement, use, fix and adapt in any way.

This may still the case for a lot of it, especially for the most sophisticated tools, but at the same time we have seen a lot of “consumerization” come into IT, where user-friendly hardware and software built for consumers — specifically non-technical consumers — either inspires new enterprise services, or are simply directly imported into the workplace environment.

No-code software — like automation, another big trend in enterprise IT right now — plays a big role in how enterprise tools are becoming more user-friendly. One of the biggest roadblocks in a lot of office environments is that when workers identify things that don’t work, or could work much better than they do, they need to file tickets and get IT teams — also often overworked — to do the fixing for them. No-code platforms can help circumvent some of that work — so long as the roadblock of IT approves the use, that is.

Bryter’s conception and existence comes out of the no-code trend. It plays on the same ideas as IFTTT or Zapier but is very firmly aimed at users who might use pieces of enterprise software as part of their jobs, but have never had to delve into figuring out how they actually work.

There are already a lot of “low-code” (minimal coding) and other no-code on the market today for business (not consumer) use cases. They include Blender.io, Zapier, Tray.io (a London-founded startup that itself raised a big round last autumn), n8n (also German, backed by Sequoia), and also biggies like MuleSoft (acquired by Salesforce in 2018 at a $6.5 billion valuation).

Bryter’s contention is that many of these actually need more technical know-how than they initially claim. Grupp pointed out that the earliest automation tools for enterprise have been around for decades at this point, but even most of the very modern descendants of those “will require some coding.” Bryter’s toolbox essentially lets users create dialogues with users — which they can program based on the expertise that they will have in their particular fields — which then sources data they can then plug into other software via the Bryter platform in order to “perform” different tasks more quickly.

Grupp’s contention is that while these kinds of tools have long been used, they will be in even more demand going forward.

“After COVID-19 workers will be even more distributed,” he said. “Teams and individuals will need to access information in a faster way, and the only way for big organizations to distribute that knowledge is through more digital tools.” The idea is that Bryter can essentially help bridge those gaps in a more efficient way.

Bryter’s target user and its approach underscores why investors like Accel see accessible, no-code solutions as a big opportunity.

“No-code software is really reducing the barriers of adoption,” Luca Bocchio, a partner at Accel, said in an interview. “If people like you and I can use the software, then that means demand can multiply by big numbers.” That’s in contrast to a lot of enterprise software today, which very limited in how it can grow, he added. “Plus, enterprises these days want to see more future visibility in terms of the products they adopt. They want to make sure something will stick around, and so they tend not to want to work with super young startups. But it’s happening for Bryter, and the is a testament to Bryter and to the market potential.”

Continue Reading

Trending

English
Spanish English