Connect with us

Business

Historias que venden: Amazon, la empresa más valiosa

Published

on

historias que venden amazon la empresa más valiosa
Imagen de kirstyfields en Pixabay

Todo comenzó en un garaje. La historia del inicio de operaciones de Amazon es una de las leyendas urbanas más famosas del mundo de las empresas tecnológicas. Fue fundada en 1993 por Jeff Bezos, un científico de computadoras e ingeniero eléctrico graduado en la Universidad de Princeton. Sin embargo, la concebida como “la librería más grande del mundo” no arrojó ganancias significativas durante sus primeros 7 años.

Según Krishnamurthy (2005), Bezos estableció la compañía en Seattle porque allí dispuso de abundante personal técnico muy capacitado y talentoso. Además, en Roseburg, Oregon -una localidad cercana- se encontraba uno de los mayores mercados de libros de EE. UU. Amazon.com salió en línea en julio de 1995 y se hizo pública en mayo de 1997. Con un valor en la bolsa superior a los US$ 54 millones.

La visión de Amazon impulsó la irrupción del E-Commerce

A mediados de la década de los 90 Jeff Bezos no sabía mucho sobre la web. Pero el bestial porcentaje de crecimiento anual del internet – 2300 % – representaba una oportunidad que debía ser aprovechada. Conforme estalló la ‘burbuja punto com’, Amazon fue evolucionando en su planificación de negocios. La empresa enfocó sus estrategias corporativas en fusiones y adquisiciones con resultados muy exitosos.

Bezos fue uno de los pocos visionarios que comprendió la esencia de la compraventa por internet y del comercio electrónico. Al respecto, declaró “… con el comercio (electrónico) que hacemos, estamos cambiando los bienes raíces por tecnología. Los bienes raíces son los costos principales de un mercado físico. Por eso es una visión anticuada: ubicación, ubicación, ubicación.”

Con la entrada del nuevo milenio esta predicción ya era una realidad. “Los bienes raíces son más caros cada año mientras que la tecnología es más económica… cada vez más económica”. Durante ese período Jeff Bezos tenía dos objetivos muy claros. Primero, armar la mayor compañía del mundo centrada en el cliente. Segundo, establecer un sitio en el cual los clientes pudiesen comprar cualquier cosa.

El valor de la lealtad

Una compañía centrada en el cliente permite satisfacer de forma más eficiente las necesidades de cada consumidor. En este sentido, Bezos expresó “en un mundo online, los comerciantes tienen una oportunidad única de desarrollar vínculos muy profundos con sus consumidores… Si podemos hacer eso, los clientes van a sentir una profunda lealtad hacia nosotros, porque los conocemos muy bien.”

Los críticos de Bezos han indicado que “centrarse en el cliente” es la meta de cualquier otra compañía. Es decir, sus detractores insinúan que es una generación de expectativas exageradas y nada más. Sin embargo, es muy evidente que dicha estrategia originó una gran base de lealtad creciente. La cantidad de consumidores pasó de 1.5 millones en diciembre de 1997 a 24.7 millones en diciembre de 2001.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Regalos promocionales: ¿una estrategia todavía válida en publicidad y marketing?


Hacia el año 2001 Amazon invertía US$ 7 en captar un nuevo cliente, el cual gastaba (en promedio) US$ 123. Para esa época la compañía creció mediante la reinversión de sus retornos en sus stocks y redes de distribución. Asimismo cuidó celosamente sus sistemas tecnológicos de almacenamiento de datos y nunca ha dejado de optimizarlos. De esta manera, aseguraron la satisfacción de sus consumidores y rentabilizan su lealtad.

La expansión definitiva

De acuerdo con la BBC (2019),  la corporación se estrenó en el mundo de las tiendas físicas en 2017. A cambio de US$ 13.700 millones, Amazon compró la cadena de venta de alimentos Whole Foods Market. Fue un momento de diversificación total, clave para su expansión definitiva. Igualmente, en simultáneo incursionó en la creación de contenido original y producción de series de televisión.

También obtuvo los derechos de difusión en vivo de campeonatos deportivos como la Liga Premier Inglesa y el circuito ATP. Actualmente está en carrera por un contrato de US$ 10.000 millones contra mastodontes corporativos como Oracle y Microsoft. La licitación en cuestión es para guardar los datos del Pentágono en una nube (proyecto JEDI). 

No obstante, algunos especialistas señalan que Amazon empieza con ventaja, pues tiene un trato vigente con la CIA. La alta volatilidad del mercado de las empresas tecnológicas desde mediados de 2018 no ha sido una preocupación. Mes a mes fue superando en ingresos a los otros gigantes de la tecnología: Alphabet, Apple y Microsoft.

En enero de 2019 Amazon se coronó como la empresa más valiosa del mundo. Su valor estimado alcanzó unos US$ 797.000 millones. Dejando atrás los US$ 789.000 millones de Microsoft. Información reciente de Bloomberg revela que Jeff Bezos es el hombre más rico del mundo, con una fortuna estimada de US$ 125.000 millones.

Las predicciones de expertos en negocios como Landrecht et al (2013) se cumplieron cabalmente. Amazon se apoderó del mercado global gracias a la migración hacia las compras online impulsada por las generaciones “X” y “Y”. Como si fuese poco, la guerra comercial impulsada por el presidente Trump ha truncado el principal mercado de Apple: China. Este reinado apunta a durar bastante.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Business

México, el país más ‘ciberatacado’ del mundo

Published

on

méxico el país más ciberatacado del mundo supnews
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

México es el país más ‘ciberatacado’ a nivel mundial. Prueba de ello es que el 82% de las empresas mexicanas sufrieron ataques durante el 2018, de acuerdo con los datos recaudados por la encuesta realizada por Sophos, una compañía británica especializada en software y hardware de ciberseguridad.

 

No solo las empresas son blanco de los hackers, el gobierno también ha sufrido agresiones durante el presente año. Recientemente el presidente de Andrés Manuel López Obrador alertó que los ataques son dirigidos a redes sociales de dependencias.

 

Una vez que los atacantes logran su cometido, publican el siguiente mensaje “Esta cuenta ha sido hackeada por corrupción”. Acto seguido se manifiestan en contra del gobierno con mensajes de odio.

 

¿Cómo sufren ciberataques las empresas mexicanas?

 

Las empresas mexicanas que cuentan entre 100 y 5000 empleados son atacadas a través de enlaces maliciosos en un 32% de los casos, los cuales son compartidos a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea. Mientras que el 31% es a través del phishing y el 12% es infectado a través de puertos USB.

Imagen de Esa Riutta en Pixabay

Dichos datos concuerdan con los publicados a través de Kaspersky, quienes aseguran que durante el pasado mes de julio, los ataques vía USB y fuera de línea representaron un 16.50% de los incidentes registrados en su base de datos. Curiosamente este tipo de casos está creciendo más que los ejecutados cía Internet, los cuales representan un 13.78%.

 

Pero México no es el único país que sufre ciberataques. En Francia el 79% de las empresas son atacadas, mientras que en la India la cifra alcanza el 76%. Lo más alarmante en nuestro caso es el tiempo de respuesta que hay ante una emergencia cibernética: 16 horas, mientras que el  promedio mundial es de 13.

 

¿Es posible disminuir este tipo de ciberataques?

 

Por supuesto que sí. Para ello las empresas deben dar cursos de seguridad y así los empleados estarán más conscientes de los peligros de abrir todo tipo de enlaces compartidos por cualquier medio. Asimismo tener el hábito de analizar las USB a través de un antivirus antes de revisar los contenidos guardados.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Inteligencia Artificial: El dilema entre seguridad y privacidad


Recordemos que estos ciberataques no solo comprometen la seguridad de la empresa, sino también los datos personales de los usuarios.

Continue Reading

Business

¿Feliz cumpleaños para The Boeing Company?

Published

on

Feliz cumpleaños para The Boeing company supnews
Wikimedia Commons

Hace unas semanas The Boeing Company, el consorcio aeroespacial más grande del mundo, cumplió 103 años. Sin embargo, la noticia pasó prácticamente inadvertida. Y es que uno de los grandes ‘orgullos’ estadounidenses no atraviesa por su mejor momento. Los analistas más pesimistas vislumbran un futuro muy negro, en donde será necesario que el gobierno de Estados Unidos intervenga para mantener a flote la compañía.

 

Los dos accidentes que involucraron en un periodo de cinco meses al 737 Max, su avión ‘estrella’, dejaron muy mal parada a la empresa. Más allá de las tragedias en sí mismas, (con un saldo combinado de 346 fallecidos), lo que fracturó la confianza de pilotos, aerolíneas y pasajeros fue que los ingenieros de Boeing sabían desde 2017 que el modelo presentaba algunas fallas y aún así lo sacaron al mercado. Contando además con el beneplácito de la Federal Aviation Administration de Estados Unidos, ente que a raíz de estos sucesos también sufre de falta de credibilidad.

 

Breve reseña de un caso de éxito

 

William E. Boeing fundó Pacific Aero Products Co. el 15 de julio de 1916. Instaló la fábrica en Seattle, estado de Washington, dentro de unos astilleros ubicados en una de las riberas del río Duwamish.

 

El empresario, que en menos de una década había amasado una gran fortuna gracias a la industria maderera, se convirtió en uno de los primeros apasionados de la aviación, industria que a principios del siglo XX daba sus primeros pasos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Historias que venden: Amazon, la empresa más valiosa


En 1915 compró su primer avión (un hidroplano Martin) y se certificó como piloto. Allí fue que decidió emprender su propia fábrica aeronáutica. La rápida rentabilidad  de la empresa que en 1917 cambió su nombre a Boeing Airplane Company, se vio favorecida por la entrada ese mismo año de Estados Unidos en la I Guerra Mundial. La marina ordenó la compra de 50 hidroaviones del Modelo C, lo que sería el primer gran encargo que recibió la compañía.

 

Desde entonces no han hecho más que crecer y diversificar su negocio. Además de aviones civiles, comerciales y militares (su participación en la II Guerra Mundial también fue determinante), fabrican misiles y han participado activamente en muchos de los programas espaciales de la NASA.

 

Junto con The Douglas Company primero y McDonnell Douglas posteriormente, formaron un duopolio de constructores aeronáuticos que desde Estados Unidos se impuso en todo el mundo. Apenas si dejaron espacio para que participaran otras empresas como la también estadounidense Lockheed Corporation o la británica De Havilland Aircraft Company, aunque ninguna de las dos consiguió resistir el pulso.

Wikimedia Commons

A mediados de la década de 1990 las dos grandes compañías se fusionaron, (aunque en términos prácticos fue más bien una adquisición no amistosa), dando lugar a The Boeing Company. Ya para ese momento había aparecido en escena un nuevo competidor con las intenciones y la capacidad para arrebatar el liderato en el sector a los constructores norteamericanos: Airbus. 

 

La crisis del B727

 

El Boeing 737 Max no es el primer aeroplano de uso comercial del fabricante que presenta una grave crisis operacional. En 1965, el recién estrenado B727, un trimotor que llevaba apenas un año surcando los cielos, se vio envuelto en tres accidentes fatales.

 

Por supuesto que las dudas en torno a la seguridad de este equipo se regaron como pólvora. Sin embargo, en dos de los tres incidentes se pudo establecer como causa de los percances errores de los pilotos. Mientra que en el tercero, aunque no se recuperó la caja negra, se presume que ocurrió por las mismas razones.

 

El 16 de agosto de agosto el vuelo 389 de United Airlines se estrelló mientras se aproximaba al Aeropuerto O’Hare de Chicago. El 8 de noviembre un equipo operado por American Airlines colisionó contra una colina cuando descendía en Cincinnati. Por último, apenas 72 horas después, el 11 de noviembre, otro avión de United tuvo un aterrizaje forzoso en Salt Lake City en el cual 41 personas perdieron la vida.

Flickr

A la postre, el 727 se convirtió en uno de los aeroplanos más exitosos de la aviación comercial. En la actualidad todavía presta servicio para empresas de carga.

 

B737 Max, ¿el capítulo final?

 

La crisis del 737 Max es muy diferente a la del 727. Tanto en la catástrofe del vuelo 610 de Lion Air, como en el 302 de Ethiopian Airlines, los investigadores señalan que los pilotos no tenían forma de evitar los terribles desenlaces. Todos los dedos acusadores recayeron sobre el sistema MCAS.

 

El Maneuvering Characteristics Augmentation System es un software de seguridad diseñado para entrar en operación de forma automática y realizar correcciones de altitud o rumbo cuando se exceden determinados parámetros.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Tiene el A321neo el mismo problema que el B737 Max?


Se introdujo en la nueva generación de aviones con el fin de contrarrestar el peso de los nuevos motores que, aunque más eficientes en el uso del combustible, cambiaron el comportamiento aerodinámico de los aparatos. Esta variante podría ocasionar que la nariz del avión se levantara más de la cuenta en determinadas condiciones durante vuelos manuales.

 

¿Volverá?

 

Después de los dos accidentes y hasta que Boeing logre resolver las fallas de software y otras de diseño que han aparecido, las más de 350 unidades de este modelo seguirán en tierra. Eso sin contar los pedidos que debieron entregarse en los últimos seis meses.

 

Por supuesto que las pérdidas han sido mil millonarias. No solo para el fabricante, también para compañías aéreas como American Airlines, Southwest Airlines o Aeroméxico.

Curiosamente, los clientes más grandes del 737 Max se encuentran en China. Y justo cuando Washington y Beijing libran una guerra comercial de pronóstico reservado para la salud de la economía mundial, el consorcio aeronáutico pudiese terminar como uno de los grandes perdedores.

Continue Reading

Business

Facebook impone su marca sobre Whatsapp e Instagram

Published

on

Mark-Zuckerberg Facebook Smartup-News
Archivo

Cuando Facebook compró Whatsapp e Instagram, Mark Zuckerberg y el resto de los altos ejecutivos de la compañía aseguraron que ambas aplicaciones mantendrían su autonomía de funcionamiento. Pero años después, parece que estas promesas no pasaron del discurso.

 

Para quienes tienen dudas, la última movida desde ‘El cara de libro’ no puede ser más clara. Y es que desde el pasado fin de semana, tanto el servicio de mensajería, como la app de las imágenes, llevarán un nuevo término junto al de sus respectivos nombres: Facebook.

 

¿Por qué el cambio?

 

Teorías hay muchas. Los más extremos señalan que Zuckerberg de verdad quiere dominar al mundo. (Uno de los que ha alzado su voz de protesta es Brian Acton, cofundador de Whatsapp).

 

Otros apuntan que todo se resume a una pelea de egos. Mejor dicho, al ego del propio Mark, quien desea recibir más crédito por la posición de predominio de ambas aplicaciones.

 

Los comentarios menos tóxicos se remiten a que solo se trata de la estrategia que busca unificar a Messenger e Instagram Direct en una única plataforma de mensajes junto a Whatsapp.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

1999: Microsoft presenta MSN Messenger, ¿precursor de WhatsApp?


En cualquier caso, de ahora en adelante en las tiendas de aplicaciones móviles se leerá: “Facebook Whatsapp” y “Facebook Instagram”. 

Con información de Startups Stars

Continue Reading

Trending

English
Spanish English