Connect with us

Politics

Las Fake News como enemigos principales de las Sociedades Inteligentes

Published

on

La irrupción de las tecnologías 4.0 ha impactado en todos los aspectos cotidianos de la humanidad. Nada escapa al poder transformador de las herramientas digitales: comunicación, servicios públicos, electrodomésticos, agroindustria, armas, modelos de negocios… Se trata de un contexto propicio para la fundación de las llamadas Smart cities. ¿Implica esto el establecimiento de verdaderas sociedades inteligentes?

 

Las herramientas digitales per se no garantizan la formación ciudadana indispensable para el crecimiento integral de la sociedad. Al fin y al cabo, la tecnología es creada por las personas, no al revés. En concordancia, la inteligencia artificial no debe ser magnificada más allá de significar un factor facilitador de actividades humanas. El objetivo principal debe ser el bienestar de la gente y el apoyo hacia estrategias de desarrollo sustentable.

 

Centros urbanos como Barcelona, Ámsterdam o Berlín, demuestran que la distancia entre presente y futuro es cada vez más estrecha. Allí, el Internet de las Cosas (IoT) es capaz de generar conexiones efectivas entre personas y objetos. Además, la Inteligencia Artificial (AI) complementado con el Big Data es capaz de anticipar necesidades y tendencias de la población.

 

Desinformación en el siglo XXI

 

Por supuesto que no todo es color de rosa en la era del internet. Los avances tecnológicos también son aprovechados por personas, empresas e instituciones inescrupulosas para favorecer sus propios intereses. Las tácticas de desinformación son maniobras usadas por infinidad de entes con poder desde tiempos inmemoriales. Gobiernos de cualquier tendencia ideológica, autoridades religiosas o corporaciones: todos las han utilizado.

Flickr

El objetivo siempre es el mismo: manipular y condicionar a la población. En el siglo XXI las redes sociales se han convertido en el medio perfecto para la propagación de fake news. En este sentido, Clayton et. al (2019) describe la “amenaza a las democracias” encarnada en la masificación de noticias falsas. Estas afirmaciones son consecuencia de su estudio posterior a las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

 

Asimismo, casos como el de Wikileaks son precedentes muy nocivos para la circulación de información asertiva. Al respecto, Hayase (2018) afirma “la reducción o abolición de la libertad de expresión en una sociedad es inversamente proporcional a la supervivencia del derecho individual a decidir sus fuentes de información. Constituye la constricción (potencial) de todos los derechos” fundamentales de las personas.”

 

La desinformación o manipulación informativa mediante fake news y la censura son los mayores enemigos de una civilización equilibrada. En el siglo XXI los sistemas de restricción de información mutaron desde el plano analógico hacia el digital. Sin embargo, al ser internet ‘el lugar donde todo sucede’ significa igualmente una ventana para proteger la libertad de información. 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

México, el país más ‘ciberatacado’ del mundo


La factibilidad de sociedades inteligentes depende exclusivamente de las personas. Las herramientas digitales no son más que eso: herramientas. El concepto ‘inteligente’ debe ser reivindicado como una característica humana más allá de la AI. Aunque existan millones de fake news diariamente en el mundo, la red puede ser usada para predicar con ejemplos constructivos.

 

Características de las sociedades inteligentes

 

Las sociedades inteligentes del siglo XXI deben valerse de las herramientas digitales para optimizar la formación integral de las personas. De esa manera habrá ciudadanos con capacidad para intervenir, interrelacionarse e interactuar con planteamientos productivos en su entorno social. Se trata de pobladores con criterio sobre los diferentes ámbitos de la vida democrática, responsables de sí mismos y de sus actos

 

En consecuencia, la justificación de ‘echarle la culpa a los demás’ es reducida a su mínima expresión. Adicionalmente, se contribuye con el enriquecimiento de la vida pública desde lo local, regional, nacional y planetario. Un habitante formado como ciudadano consciente de su papel social no cede (por ignorancia o negligencia) sus derechos políticos.

 

En América Latina es un mal endémico conseguirse con pobladores que pierden sus derechos políticos porque no los ejercen. Las decisiones importantes de las comunidades las toman ‘otros’ en base a sus intereses particulares. Por esta razón los gobernantes populistas atacan primero a las fuentes de información independientes y luego desacreditan a los medios críticos. Todos los dirigentes corruptos del mundo lo hacen.

 

Fake news, censura y corrupción

 

El poder corrosivo de las estrategias de desinformación con fake news y de restricción informativa mediante censura nunca debe ser subestimado. No es una cuestión frívola de redes sociales o discusiones generacionales insulsas. Es un asunto crucial para la prosperidad de las sociedades en el siglo XXI. Según el programa Enlaces de DW, las mayores fábricas cibernéticas de noticias falsas del mundo están en Rusia.

Rusia la cuna de las fake news supnews

Kremlin.ru

Esto no es casualidad. En naciones como Rusia o China es imposible expresarse libremente sin ser reprimido y silenciado. Pero esta delicada situación también ocurre en países occidentales. Incluso en potencias como Alemania y Estados Unidos. De acuerdo con Lazer et. al (2018), la mayoría de los países “no tienen un ecosistema robusto de noticias”. Por ello es muy difícil encontrar un marco de referencia creíble y objetivo.

Ante la pregunta de Lazer et. al. “¿cómo podemos crear un ecosistema de noticias y cultura que valore y promueva la verdad?”, existe una propuesta (1): “la formación de ciudadanos no es producto de un acto de magia. Implica una planificación de primer orden, así como una amalgama de voluntades, un proceso de reingeniería sociocultural. Crear ambientes de interacción, sinergia y capacitación”.


(1) Basado en el ensayo original “Sociedades Inteligentes” de Reyes Aníbal Olivares, Investigador de Museo de la Galería de Arte Nacional de Venezuela (1976 – 1987) y Animador Sociocultural jubilado del Consejo Nacional de la Cultura (actualmente Ministerio Popular de la Cultura) de Venezuela.

 

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Politics

Más sobre El Día Internacional contra los Ensayos Nucleares: ¿A quién le importa?

Published

on

más sobre el día internacional contra los ensayos nucleares supnews
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Desde el año 2010, cada 29 de agosto la ONU conmemora el Día Internacional contra los Ensayos Nucleares. Se trata de una iniciativa cuyo objetivo es desmontar el enorme arsenal atómico existente en todo el mundo. Pero hasta ahora todo ha sido papel mojado porque todos los pactos y tratados anti armas nucleares están muriendo progresivamente.

 

Una de las primeras acciones de Donald Trump como presidente estadounidense fue retirarse unilateralmente del pacto nuclear con Irán. La razón habría sido el apoyo de EE. UU. a la denuncia formulada por Israel sobre el programa atómico iraní. Los hebreos aseguran -sin presentar pruebas contundentes- que la nación islámica está enriqueciendo Uranio de forma encubierta con fines bélicos.

¿El amanecer de la Guerra Fría 2.0?

La llegada del nuevo milenio confirmó a Corea del Norte como un nuevo integrante de la carrera armamentística nuclear. El régimen de Kim Jong Il, sucedido por su hijo Kim Jong Un ha ignorado todas las sanciones de occidente. Incluso, los norcoreanos afirman haber completado un ensayo subterráneo con una bomba de hidrógeno durante 2017.

 

El éxito del experimento atómico de Corea del Norte no pudo ser confirmado por medios independientes. Sin embargo, es una clara advertencia a sus vecinos surcoreanos y japoneses, junto a sus aliados militares estadounidenses. ¿Son los tiempos de una Guerra Fría digital y bajo la ‘típica’ estrategia de disuasión nuclear?

Wikimedia Commons

Actualmente la confianza entre Washington y Moscú es cada día más ficticia. Como evidencia aparece la suspensión del INF o tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (1987). El presidente Trump anunció la medida en marzo de 2019 alegando que Rusia ha violado el acuerdo reiteradamente desde 2014..

El cinismo como estrategia diplomática

El potencial destructivo de la radiación quedó en evidencia después de los terribles accidentes en Chernóbil (1986) y Fukushima (2011). No obstante, a los rusos parece no preocuparles el riesgo de los ensayos nucleares. Como muestra innegable está el escaso conocimiento público sobre el polígono, una región (actualmente Kazajistán) que presenció más de 500 ensayos nucleares soviéticos.

 

Recientemente (agosto de 2019), Rusia confirmó un accidente durante un ensayo nuclear donde murieron siete científicos. No obstante, la información oficial difundida sobre el suceso es escasa. No se sabe con claridad cuántas bajas civiles ocurrieron ni la magnitud de los daños materiales. Tampoco se conoce el nivel de contaminación por radiación.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

29 de agosto: Día Internacional contra los Ensayos Nucleares


Nada nuevo bajo el sol. El Kremlin siempre se ha distinguido por su hermetismo, llegando incluso a niveles cínicos. Como prueba está el accidente del vuelo MH17 de Malaysia Airlines atribuido a rebeldes prorrusos en Ucrania. Por supuesto, Moscú negó cualquier implicación. Un modus operandi empleado con éxito para influir también en la política de naciones como Nicaragua y Venezuela.

¿Qué tiene que ver Venezuela con las armas nucleares?

Mucho. Hoy en día el gobierno de Nicolás Maduro presume de su alianza estratégica con Rusia y China. Uno de los aspectos claves de esta fraternidad es el denominado Arco Minero. Se trata de una explotación minera en reservas naturales (otrora protegidas) en donde abundan las tierras raras y elementos como uranio y plutonio.

 

Las tierras raras son indispensables para la fabricación de dispositivos inteligentes de última generación. Asimismo, la tecnología militar digital se vale de estos avances para optimizar la precisión de las armas. Igualmente, el contexto geopolítico actual ubica a Venezuela como un actor relevante en la guerra comercial China – Estados Unidos. No en vano, la sede principal de Huawei para América Latina está en Caracas.

La amenaza de las armas de destrucción masiva continúa más vigente que nunca

Cuando cayó la cortina de hierro en Europa durante 1989 gran parte de la humanidad sintió optimismo. La implosión de la URSS pudo haber significado el fin de la polarización de la Guerra Fría. Sería el inicio del desarme nuclear. Pero no… el peligro latente de las bombas atómicas nunca ha desaparecido.

Las tensiones globales van en aumento. Personajes como Vladimir Putin o Trump parecen disfrutarla en lugar de querer evitarlas. Las disputas por regiones como Cachemira entre India y Pakistán son una recordatorio constante de la amenaza nuclear. Las lecciones no están aprendidas.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Caso Huawei: China y Rusia más cercanos que nunca


El Comité de la Cruz Roja Internacional ha sido enfático al señalar que un eventual conflicto bélico nuclear traería una catástrofe sin precedentes. Las experiencias de Hiroshima y Nagasaki no deben ser olvidadas. Está en juego nada más y nada menos que la supervivencia de la especie humana.

Continue Reading

Politics

¿Son los mexicanos adictos al trabajo?

Published

on

son los mexicanos adictos al trabajo supnews
Imagen de Daria Nepriakhina en Pixabay

Según los  resultados de una encuesta realizada durante el año 2017 publicada en trabajando.com, un 62 % de los mexicanos se consideran a sí mismos adictos al trabajo. Las variables que más llamaron la atención fueron: trabajar frecuentemente horas extras no pagadas, mala alimentación por el poco tiempo con que cuentan para comer y altísimos niveles de estrés en su cotidianidad. Esta es una terrible combinación para la salud física, emocional y mental de cualquier persona.

 

Podría catalogarse como una cuestión socio-cultural en México, apreciar como ‘admirable’ a todo aquel que ‘se mata trabajando’, sin ver la realidad de fondo. Los costos a escala personal, familiar y finalmente social de este ritmo de vida son muy altos. A nivel físico, se han hecho cada vez más comunes las dolencias gastrointestinales, los dolores musculares, el insomnio y las migrañas. A nivel psicológico, la ansiedad, el aislamiento y la depresión son las nuevas epidemias.

 

¿Ser adicto al trabajo te hace más productivo?

 

De acuerdo con datos proporcionados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), “43 por ciento de los mexicanos padece estrés laboral, siendo el país con mayores índices a nivel global; además, los mexicanos son los que más número de horas trabajan a la semana, pero con los menores índices de productividad”. Esta información sólo confirma que una jornada laboral excesiva en tiempo y esfuerzo, no es la receta perfecta para altos grados de energía o motivación y, por lo tanto los resultados son mucho menos satisfactorios.

 

El promedio de tiempo de traslado al trabajo en México suele demorar entre una y dos horas, para luego permanecer encerrado con luz artificial y aire acondicionado, sentado frente a una computadora durante aproximadamente nueve horas. Esto por cinco o seis días a la semana. 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El currículum ciego. Ventajas y Desventajas


Es simple sentido común llegar a la conclusión de que esto es una severa agresión a la integridad humana. Y si le sumamos los bajos salarios, el acoso laboral por parte de jefes y compañeros, ambiente de estrés constante y la poca consideración hacia los empleados, no es de extrañar que los niveles de productividad sean tan insatisfactorios.

 

La adicción al trabajo, como todas las otras adicciones, abarca una serie de actos compulsivos, que llegan a estar fuera del control de los individuos. Particularmente en el caso de los mexicanos adictos al trabajo hay tres factores detonantes que son: supervivencia y sostenimiento de la familia, reconocimiento y respeto dentro y fuera del ámbito laboral, consumismo o elevar la capacidad adquisitiva para más y mejores bienes y servicios. 

 

¿Es posible llevar una vida equilibrada?

 

En países como Alemania, Dinamarca o Noruega, los horarios de trabajo son significativamente más reducidos. Allí se vela porque los ciudadanos puedan disfrutar de una mejor calidad de vida desde diversos ángulos, disponiendo de más tiempo para otras actividades personales y recreativas, así como para compartir más con su  familia o tener una vida social. Paralelo a esto, los salarios son superiores y ofrecen la posibilidad de unas finanzas más holgadas.

 

En años recientes, sobre todo las nuevas generaciones mexicanas han comenzado a buscar alternativas ante los terribles efectos de la adicción al trabajo. El emprendimiento y trabajar desde casa son algunas de ellas. No obstante, las condiciones no son las más favorables y en muchos casos por necesidad, se ven forzados a regresar a un trabajo tradicional. 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Señales de que tu startup no marcha bien


Para un emprendimiento exitoso hay que tomar en cuenta muchos factores y el apoyo del que se dispone no es suficiente. Por otra parte, la gama de ofertas de home office no es tan amplia ni aceptada aún en el país.

Es apremiante que gobierno y empresas revisen los efectos negativos que esta realidad está teniendo sobre la población. Los horarios, salarios y condiciones de trabajo de los mexicanos necesitan ser revisados y corregidos. También para vencer la adicción al trabajo en México es de suma importancia crear campañas de concientización. No se trata de vivir para trabajar, sino lo contrario.

Continue Reading

Politics

29 de agosto: Día Internacional contra los Ensayos Nucleares

Published

on

29 de agosto día internacional contra los ensayos nucleares supnews
Imagen de code404 en Pixabay

 

El 16 de julio de 1945 se llevó a cabo el primer ensayo nuclear de la historia. Fue en la localidad de Alamogordo, Nuevo México, Estados Unidos, en el marco de la II Guerra Mundial. Significó el preludio a los catastróficos estallidos sobre Hiroshima y Nagasaki. Luego de semejante horror experimentado por los japoneses lo lógico sería pensar que la humanidad habría aprendido la lección. 

 

Lamentablemente, los últimos 75 años demuestran lo contrario. Aunque las bombas atómicas nunca más fueron usadas en una guerra, desde la década de 1950 proliferaron los ensayos nucleares. Según la ONU, en total se han contabilizado más de 2000 ensayos nucleares en todo el mundo hasta la actualidad. ¿Cómo sucedió esto?

 

Surgimiento de las estrategias de disuasión nuclear y la proliferación de las armas de destrucción masiva

Según Calduch (1991), la carrera armamentística comenzó “a fines del mes de julio o principios de agosto de 1949.” Fue cuando los soviéticos realizaron su primera explosión experimental con una bomba atómica. “Este acontecimiento reforzó la convicción de la Administración Truman de la necesidad de proseguir las investigaciones de la bomba de Hidrógeno. Con el fin de mantener la supremacía alcanzada en el terreno nuclear.”

 

En el contexto de la Guerra Fría poseer un arma de destrucción masiva era indispensable ser respetado como potencia militar. En consecuencia, Reino Unido registró su primera detonación nuclear el 3 de octubre de 1952, cerca de las costas de Australia. Mientras los estadounidenses explotaron su primera bomba de hidrógeno en las Islas Marshall el 1 de noviembre de ese año.

Misil nuclear soviético – Wikimedia Commons

El 12 de agosto de 1953 la URSS explotó su primera bomba de fusión. Experiencia emulada en el Océano Pacífico por Reino Unido el 8 de noviembre de 1957. Este mecanismo de acción-reacción mantuvo el ‘equilibrio bélico’ en un planeta polarizado entre aliados capitalistas y comunistas soviéticos. En un balance muy delicado y peligroso, tal como lo demostró la Crisis de los Misiles de 1962.

 

En la década de los sesenta Francia y la República Popular China se convirtieron en potencias nucleares

 

A finales de 1958, Francia deseaba recuperar credibilidad militar después de perder sus colonias y la guerra de Argelia. El 13 de febrero de 1960 los franceses efectuaron su primera explosión atómica en el desierto del Sahara. El 24 de agosto de 1968 los galos confirman su dominio de la fusión al detonar una bomba de hidrógeno en el atolón de Mururoa (Océano Pacífico).

 

Para los chinos era urgente desarrollar su propio arsenal debido a la doble amenaza apreciada por Pekín. Pues desconfiaban de los estadounidenses, aunque mayor era el temor hacia sus vecinos soviéticos (por el conflicto político-ideológico). Semejante presión los impulsó a avanzar velozmente en ambas tecnologías nucleares (fisión y fusión). Comprobado en las explosiones del 16 de octubre de 1964 y el 17 de junio de 1967. 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Neil Armstrong murió por negligencia?


La segunda prueba realizada en la provincia de Sinkiang fue la más impresionante realizada hasta ese momento. Con un poder estimado en 3 Megatones, equivalentes a 200 veces la fuerza de la bomba de Hiroshima. Llegados a ese punto, las potencias nucleares intentaron -mejor dicho, aparentaron- detener la multiplicación de armas nucleares. Por ello, en 1968 se firmó el Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares, pero…

 

A partir de 1974 se unen India, Pakistán e Israel

 

El Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares no impidió a naciones como India fabricar bombas atómicas. Con la detonación de Rajastán (1974), los hindúes advirtieron sobre su capacidad nuclear a sus rivales chinos y paquistaníes. Asimismo, para esa época los israelitas ya llevaban algunos años realizando experimentos en las instalaciones del desierto de Dimona. 

 

Israel quedó en alerta permanente después de la Guerra de los Seis Días (1967) con respecto a sus vecinos árabes. Además, desde 1975 se sabe de la utilización del Plutonio 239, un residuo radioactivo de los reactores nucleares. Se trata de un proceso encubierto (generación de energía termoeléctrica) aprovechado en Pakistán para fabricar sus propias bombas.

 

Para 1980 hasta 29 países habrían accedido -total o parcialmente- a la tecnología nuclear civil sin apuntarse a la carrera armamentística. Entre esos estaban: Alemania, Argentina, Bélgica, Bulgaria, Canadá, España, Holanda, Italia, Japón, Suecia y Suiza. Tras el colapso de la URSS en 1989 las tensiones globales se rebajaron un poco… solo en apariencia.

 

Ojivas nucleares en la actualidad

 

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) señala que actualmente existen más de 19.000 armas nucleares en el mundo. Repartidas de la siguiente forma:

 

País Número de Ojivas Nucleares
 
Rusia 10.000
Estados Unidos 8.000
Francia 300
China 240
Reino Unido 225
Pakistán 90 – 110
India 80 – 100
Israel 80
Corea del Norte <10
   
Total (alrededor de) 19.000

 

El documento de la ICAN (2013) es muy contundente al señalar las amenazas latentes hoy en día. Sobre los arsenales nucleares declara “…unas 2.000 (bombas) permanecen en estado de alerta instantánea; es decir, que están preparadas para su utilización en cuestión de minutos. La mayoría de las armas nucleares actuales son decenas de veces más potentes que la bomba de Hiroshima. 

ensayos nucleares supnews

Imagen de WikiImages en Pixabay

Al no desarmarse, las potencias nucleares han incrementado el riesgo de que otros países, o grupos terroristas, puedan llegar a adquirir armas nucleares. La única garantía contra su proliferación y utilización es eliminarlas por completo y sin demora…  Los médicos y los científicos han estudiado y documentado desde hace mucho tiempo las consecuencias de las detonaciones nucleares. 

 

Han llegado a la conclusión de que la seguridad y la supervivencia de la humanidad dependen de que el mundo se libre de estas armas indefendibles.” Por ende, la medida diplomática más relevante tomada al respecto es la resolución 64/35 de la Asamblea General de la ONU del 2 de diciembre de 2009. En donde se declara el 29 de agosto como el Día Internacional contra los Ensayos Nucleares.

 

En complemento, la resolución A/RES/68/32declaró el 26 de septiembre Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares. Con la finalidad de fomentar iniciativas internacionales para lograr la desaparición total del armamento nuclear”. En teoría, es una meta sencilla de alcanzar debido al ahorro que representaría abandonar la investigación bélica de destrucción masiva.

Por desgracia, estos decretos de la ONU chocan directamente con los hechos. Los ‘botones nucleares’ más poderosos del mundo están actualmente bajo la responsabilidad de presidentes como Vladimir Putin, Trump, Kim Jong Il… Es decir, la humanidad se encuentra a merced de unos personajes cuya cualidad en común es generar fuertes polarizaciones.

Continue Reading

Trending

English
Spanish English