Connect with us

Business

Venezuela: crisis petrolera y coronavirus

Published

on

venezuela:-crisis-petrolera-y-coronavirus

Sudamérica

Una pandemia y un terremoto en los mercados mundiales del petróleo han sacudido al país y presentan una nueva prueba para Nicolás Maduro justo cuando parecía estar afianzándose en el poder.

Credit…Meridith Kohut para The New York Times

Regístrate para recibir nuestro boletín con lo mejor de The New York Times.


CARACAS — Hace apenas un mes, parecía que el presidente Nicolás Maduro estaba consolidando su régimen autocrático. La oposición se estaba enfilando hacia la irrelevancia, la presión internacional estaba decayendo y las devastadoras desgracias económicas del país se estaban atenuando, aunque solo un poco.

Y, de repente, una pandemia global desmoronó lo que quedaba de la economía, el colapso de los precios mundiales del petróleo aniquiló el principal salvavidas económico que le quedaba a Venezuela y Estados Unidos inició una nueva y determinada iniciativa para derrocar a Maduro.

El líder venezolano, quien desde hace tiempo se ha convertido en un hábil combatiente político y un sobreviviente, ahora enfrenta una de las crisis más complejas de un mandato de siete años que ha estado plagado de dificultades.

“El régimen está en modo de supervivencia”, afirmó Michael Penfold, un miembro del Centro Wilson, un grupo de investigación, radicado en Caracas. “El país está entrando en un equilibrio muy frágil que cada vez va a ser más difícil de mantener”.

Están en riesgo las vidas y el sustento de millones de personas de la nación más pobre de Sudamérica, quienes enfrentan su séptimo año consecutivo de desastre económico, una nueva racha de hiperinflación y la amenaza mortal del coronavirus.

En el pasado, Maduro se ha visto muchas veces entre la espada y la pared, pero ha logrado adaptarse a múltiples rondas de sanciones estadounidenses y se ha defendido de una serie de problemas internos, desde conjuras golpistas hasta un ataque con drones.

Sin embargo, la combinación actual de fuerzas mundiales ha lanzado a su gobierno hacia un territorio desconocido y muestra la superficialidad de sus recursos económicos y los límites de su apoyo internacional.

La ronda más reciente de problemas para Maduro empezó el 8 de marzo. Ese día, Arabia Saudita y Rusia eliminaron un acuerdo para contener su producción nacional, lo que desató una guerra de precios y hundió a la industria energética mundial en su mayor crisis en décadas.

En cuestión de días, la mayoría del petróleo crudo de Venezuela, la principal exportación del país, se volvió poco rentable para ser extraído, lo que causó un desplome en su producción.

La caída de los precios también ayudó a desentrañar un sistema complejo de operaciones que le ha permitido a Venezuela cambiar su petróleo crudo por combustible importado, eludiendo así las sanciones de Estados Unidos.

Sin los medios para importar o producir gasolina, Venezuela está casi paralizada. Los conductores hacen filas durante días en las estaciones de servicio, incluso en la normalmente privilegiada capital, Caracas, mientras soldados con cascos y armas automáticas protegen los pocos suministros que en su mayoría están reservados para funcionarios y trabajadores de emergencia.

“Nunca habíamos estado peor que ahora”, dijo Iván Herrera, un ganadero del estado Barinas, quien ya no puede trasladar su ganado al mercado. “Estamos paralizados”.

Algunos conductores enfurecidos se han enfrentado con los guardias de las estaciones de servicio y han bloqueado carreteras en algunos pueblos rurales. Los agricultores, al no tener combustible para cuidar sus campos, han dejado que los cultivos se pudran, mientras cerca de la mitad de los venezolanos no tiene suficiente para comer.

Casi de un día para otro, Venezuela pasó de tener los precios de la gasolina para el consumidor más baratos del mundo a tener uno de los más costosos: 15 dólares por galón (3,96 dólares por litro) en el floreciente mercado negro, más del doble del salario mínimo del país.

La escasez de combustible se ha exacerbado por la deteriorada relación entre Maduro y el que había sido su principal socio petrolero, Rosneft, la compañía petrolera estatal de Rusia.

La decisión inoportuna de Maduro en febrero de examinar los contratos del país con Rosneft generó tensiones justo cuando la compañía estaba resentida por una decisión de Estados Unidos de sancionar a dos de sus filiales por apoyar al presidente venezolano.

Como resultado, Rosneft dijo a fines del mes pasado que finalizará sus operaciones en Venezuela y venderá todos sus activos en el país a una compañía totalmente controlada por el gobierno ruso.

Rosneft había estado intercambiando petróleo venezolano a pequeñas refinerías en China por gasolina y dinero. Aunque, en teoría, otra compañía rusa puede hacer lo mismo, no lo podrá ejecutar de manera tan inmediata sin los sofisticados sistemas de negociación de Rosneft, lo que estrangula, por ahora, una fuente de gasolina y fondos para el gobierno de Maduro.

Maduro ha hecho esfuerzos para obtener gasolina de empresarios de confianza con información privilegiada, quienes en el pasado han ayudado a suministrarle a su gobierno productos esenciales durante las épocas difíciles.

Esa estrategia le brindaría, en el mejor escenario, un alivio temporal a las principales ciudades de Venezuela, pero haría muy poco por atender los problemas estructurales que causan la escasez, afirmó Asdrúbal Oliveros, director de la consultora económica Ecoanalítica, con sede en Caracas.

Oliveros dijo que esperaba que la economía venezolana se redujera un 25 por ciento este año, lo cual, si resulta ser cierto, sería devastador para una nación que ya ha experimentado la mayor caída (en tiempos de paz) del producto interno bruto de la historia moderna.

La crisis económica se sigue desarrollando mientras Venezuela enfrenta la epidemia del coronavirus, la cual, según los expertos en salud, podría aplastar el ya de por sí precario sistema sanitario del país. Maduro fue uno de los primeros líderes latinoamericanos en actuar contra el virus. El 15 de marzo, dos días después de que se confirmara la primera infección en el país, ordenó una cuarentena nacional.

La cuarentena, combinada con la escasez de gasolina y el aislamiento internacional de Venezuela, podría frenar la propagación de la infección a nivel nacional, al menos por ahora. Hasta el 13 de abril, las cifras oficiales mostraban que Venezuela tenía 181 casos y nueve fallecidos, un número significativamente menor que la mayoría de sus vecinos.

Sin embargo, el cierre de carreteras, tiendas y edificios gubernamentales ha empeorado los problemas económicos en un país donde la amplia mayoría de las personas tienen muy pocos —o simplemente no poseen— ahorros.

El gobierno tendrá dificultad para mantener las medidas de distanciamiento social a largo plazo, dijo Luis Pedro España, un sociólogo de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, ya que Maduro se ve obligado a elegir entre arriesgar una mayor propagación del virus o a encarar los disturbios sociales nacidos de una catástrofe económica.

“Si esto se prolonga, lo doy 15 días antes de que veamos protestas callejeras”, dijo. “Lo único que este gobierno realmente teme es una explosión de desorden social generalizado”.

Maduro tiene pocos medios para responder a estos desafíos económicos y de salud pública más allá de aumentar la represión, dicen los economistas. El tenue repunte en el consumo y las exportaciones privadas que se observó el año pasado se ha visto afectado por el bloqueo del virus y la recesión económica mundial.

La pérdida de los ingresos del petróleo significa que el gobierno no ha podido aumentar la importación de los alimentos que subsidia para los más pobres del país. Maduro planea distribuir estipendios del bolívar —casi sin valor— a seis millones de trabajadores, pero los economistas dicen que eso simplemente reavivará la hiperinflación del país. Oliveros, de Ecoanalítica, cree que la inflación llegará a 12.000 por ciento este año.

Justo cuando Maduro enfrentó estos repentinos problemas económicos y de salud pública, el gobierno de Donald Trump comenzó en marzo su esfuerzo más decidido para derrocar al gobierno en más de un año.

En una rápida sucesión de eventos, Estados Unidos acusó a Maduro y su círculo íntimo de narcotráfico, anunció una importante operación naval antidrogas cerca de aguas venezolanas y ofreció a los altos funcionarios del país un lugar en un gobierno de transición si abandonaban a su presidente.

Estados Unidos y la mayor parte de Occidente reconocen a Juan Guaidó, el líder del legislativo venezolano, como el presidente encargado del país. Guaidó se reunió este año con docenas de líderes mundiales, incluido el presidente Trump, y obtuvo garantías de apoyo estadounidense, pero su movimiento ha tenido dificultados para mantener el impulso en casa, y atrae a grupos cada vez más pequeños a sus manifestaciones.

Las acusaciones de narcotráfico han aumentado la incertidumbre política en Venezuela, dijo Penfold, el analista político, al provocar que Maduro esté aún menos propenso a ceder el poder a través de negociaciones. El presidente también puede apoyarse más en las fuerzas armadas para mantener el control a medida que la economía se deteriora, con resultados impredecibles, dijo.

“Todo parece apuntar a una situación que no es sostenible”, afirmó Penfold. “Eso no necesariamente significa que estemos en camino hacia un cambio político en el futuro cercano”.

Isayen Herrera colaboró con este reportaje.

  • Updated April 11, 2020

    • When will this end?

      This is a difficult question, because a lot depends on how well the virus is contained. A better question might be: “How will we know when to reopen the country?” In an American Enterprise Institute report, Scott Gottlieb, Caitlin Rivers, Mark B. McClellan, Lauren Silvis and Crystal Watson staked out four goal posts for recovery: Hospitals in the state must be able to safely treat all patients requiring hospitalization, without resorting to crisis standards of care; the state needs to be able to at least test everyone who has symptoms; the state is able to conduct monitoring of confirmed cases and contacts; and there must be a sustained reduction in cases for at least 14 days.

    • What should I do if I feel sick?

      If you’ve been exposed to the coronavirus or think you have, and have a fever or symptoms like a cough or difficulty breathing, call a doctor. They should give you advice on whether you should be tested, how to get tested, and how to seek medical treatment without potentially infecting or exposing others.

    • Should I wear a mask?

      The C.D.C. has recommended that all Americans wear cloth masks if they go out in public. This is a shift in federal guidance reflecting new concerns that the coronavirus is being spread by infected people who have no symptoms. Until now, the C.D.C., like the W.H.O., has advised that ordinary people don’t need to wear masks unless they are sick and coughing. Part of the reason was to preserve medical-grade masks for health care workers who desperately need them at a time when they are in continuously short supply. Masks don’t replace hand washing and social distancing.

    • How does coronavirus spread?

      It seems to spread very easily from person to person, especially in homes, hospitals and other confined spaces. The pathogen can be carried on tiny respiratory droplets that fall as they are coughed or sneezed out. It may also be transmitted when we touch a contaminated surface and then touch our face.

    • Is there a vaccine yet?

      No. Clinical trials are underway in the United States, China and Europe. But American officials and pharmaceutical executives have said that a vaccine remains at least 12 to 18 months away.

    • What makes this outbreak so different?

      Unlike the flu, there is no known treatment or vaccine, and little is known about this particular virus so far. It seems to be more lethal than the flu, but the numbers are still uncertain. And it hits the elderly and those with underlying conditions — not just those with respiratory diseases — particularly hard.

    • What if somebody in my family gets sick?

      If the family member doesn’t need hospitalization and can be cared for at home, you should help him or her with basic needs and monitor the symptoms, while also keeping as much distance as possible, according to guidelines issued by the C.D.C. If there’s space, the sick family member should stay in a separate room and use a separate bathroom. If masks are available, both the sick person and the caregiver should wear them when the caregiver enters the room. Make sure not to share any dishes or other household items and to regularly clean surfaces like counters, doorknobs, toilets and tables. Don’t forget to wash your hands frequently.

    • Should I stock up on groceries?

      Plan two weeks of meals if possible. But people should not hoard food or supplies. Despite the empty shelves, the supply chain remains strong. And remember to wipe the handle of the grocery cart with a disinfecting wipe and wash your hands as soon as you get home.

    • Should I pull my money from the markets?

      That’s not a good idea. Even if you’re retired, having a balanced portfolio of stocks and bonds so that your money keeps up with inflation, or even grows, makes sense. But retirees may want to think about having enough cash set aside for a year’s worth of living expenses and big payments needed over the next five years.


Market

China logra segunda mayor compra de maíz estadounidense de la historia

Published

on

By

china-logra-segunda-mayor-compra-de-maiz-estadounidense-de-la-historia

10 de julio 2020 | 2:45 pm

China concretó el viernes la segunda mayor compra de maíz estadounidense en un día en la historia, dijo el Departamento de Agricultura (USDA, por sus siglas en inglés), en momentos en que Pekín trabaja para cumplir con la condición del acuerdo comercial con Washington de elevar drásticamente sus importaciones del país norteamericano.

China compró 765,000 toneladas de maíz para embarcarse este año agrícola, que termina el 31 de agosto, y otras 600,000 toneladas que se mandarán el próximo año.

Deberías leer: México pierde la oportunidad de beneficiarse de conflicto entre China y Estados Unidos

La compra de 1.365 millones de toneladas de maíz representa su mayor adquisición del cereal en un solo día en 25 años y medio, sólo superado por un volumen de 1.45 millones de toneladas en diciembre de 1994, de acuerdo con datos del USDA.

Deberías leer: Estados Unidos evalúa imponer aranceles a productos europeos por 3,100 mdd

China también dejó listas las órdenes por 130,000 toneladas de trigo duro rojo de invierno y 190,000 toneladas de trigo rojo duro de primavera de Estados Unidos, de acuerdo al USDA.

elceo.com
https://elceo.com/mercados/china-logra-segunda-mayor-compra-de-maiz-estadounidense-de-la-historia/

Continue Reading

Business

Pandemia retrasa entregas del modelo 777X de Boeing, compradores reconsideran su adquisición

Published

on

pandemia-retrasa-entregas-del-modelo-777x-de-boeing,-compradores-reconsideran-su-adquisicion

10 de julio 2020 | 1:44 pm

Emirates, uno de los principales clientes de la fabricante Boeing, dijo que no recibirán ninguna aeronave antes de 2022, lo cual significa un retraso en el debut comercial de uno de los productos más grande del fabricante.

Las entregas del avión de fuselaje ancho, que voló por primera vez en enero, probablemente se retrasarán por el cierre de Boeing en el punto álgido de la pandemia de coronavirus, junto con un largo proceso de certificación, dijo el jueves Adel Al Redha, director de operaciones del transportista del Golfo en una entrevista con Bloomberg.

De acuerdo con la información de Boeing, el modelo 777X registró hasta abril 100 horas de vuelos de prueba y se tiene programada su primera entrega en 2021, aunque Emirates duda de esa posibilidad.

“No veo que puedan entregar el avión en 2021″, dijo Al Redha. “Nos comprometeremos con Boeing para obtener más visibilidad. Creo que 2022 es una suposición segura para hacer ”

Las actividades en la región de Puget Sound, donde se producen los modelos 747, 767, 777 y 787, se reanudaron durante el mes de abril.

La aerolínea dijo que buscan el intercambio de algunos de los 115 ejemplares del modelo 777X por el 787 Dreamliner, modelo más pequeño

“Discutiremos con Boeing a ese respecto, si miramos qué podemos hacer con el 787. Estamos en una discusión fluida y en la cima de reexaminar todo este tipo de cosas. Requiere un nuevo examen, requiere un replanteamiento, requiere una renegociación ” dijo el directivo de Emirates.

De acuerdo con Bloomberg, otros compradores están en la misma circunstancia por lo que Boeing considera retrasar la introducción del 777 actualizado. Las acciones dela fabricante han caído un 47% este año, la mayor caída en el Dow Jones Industrial Average.

Durante el mes de junio la aerolínea de bajo costo Norwegian Air Shuttle canceló un pedido de 92 aviones del modelo 737 Max y 5 Dreamliner, un acuerdo valorado en 10,600 millones de dólares.

La aerolínea, que ya atravesaba dificultades financieras antes de la crisis, vio empeorar su situación con la parálisis de transporte provocada en la pandemia.

elceo.com
https://elceo.com/negocios/pandemia-retrasa-entregas-del-modelo-777x-de-boeing-compradores-reconsideran-su-adquisicion/

Continue Reading

Market

Berkshire Hathaway redujo número de acciones, sugiriendo recompra

Published

on

berkshire-hathaway-redujo-numero-de-acciones,-sugiriendo-recompra

10 de julio 2020 | 12:48 pm

Berkshire Hathaway Inc redujo su número de acciones 1.2% desde el 23 de abril, de acuerdo con un documento regulatorio, lo que sugiere que el presidente Warren Buffett se habría vuelto más agresivo en la recompra de sus acciones, que registran un bajo rendimiento.

La reducción en las acciones del conglomerado fue anotada en el documento del miércoles, que discutía la donación de Buffett de 2,900 millones de dólares en acciones de Berkshire a cinco organizaciones sin fines de lucro, parte de su promesa de distribuir su fortuna.

Si Berkshire recompró ese 1.2%, podría haber representado entre 4,900 y 5,900 millones en recompras, dependiendo del precio, en un periodo de dos meses y medio, dijeron analistas.

“Esto implica actividades de recompra relativamente fuertes”, dijo James Shanahan, un analista de Edward Jones & Co. “Ciertamente hay capacidad”.

Shanahan dijo que las recompras pueden haber costado 5,300 millones, basado en el precio promedio de Berkshire del 23 de abril al 7 de julio. Desde su precio más bajo el pasado 23 de marzo, el precio de la acción de Berkshire ha subido 12%, por debajo de la ganancia de 41% del S&P 500.

Las recompras pueden ayudar a Buffett a reducir la acumulación de efectivo de Berkshire, que alcanzaba los 137,200 millones de dólares el pasado 31 de marzo.

Han pasado cuatro años y medio desde que el multimillonario completó una adquisición mayor para su conglomerado, aunque Berkshire acordó el pasado domingo pagar 4,000 millones por algunos activos de gas de Dominion Energy Inc.

El apetito de recompra de Buffett había estado tranquilo desde julio de 2018, cuando cambios en la política le permitieron a él y al vicepresidente Charlie Munger recomprar acciones cuando consideraron que el precio estaba por debajo del valor intrínseco de Berkshire.

La vieja política permitía recompras sólo a precios de hasta 1.2 veces el valor de libro. Shanahan estimó que actualmente el precio se encuentra en 1.1. Las pasadas recompras de Berkshire bajo la actual política suman 8,000 millones de dólares, incluyendo 1,700 millones de enero a marzo, cuando la pandemia de coronavirus bajó el precio. El documento del miércoles dijo que Buffett era dueño del equivalente a 248,741 acciones Clase A, un 15.54% de participación, después de sus donaciones.

Esto sugiere que Berkshire tiene el equivalente a poco más de 1.6 millones de acciones clase A, 19,000 menos que el 23 de abril. Algunos inversionistas creen que el efectivo de Berkshire ha afectado el precio de su acción.

Lawrence Cunningham, un profesor de leyes que ha publicado varios libros sobre Berkshire, dijo que la impaciencia podría explicar por qué algunos inversionistas vendieron sus acciones a Buffett. “Los accionistas leales de Berkshire no venden, entonces estamos viendo una purga voluntaria de los accionistas de menor antigüedad y menor calidad”, dijo.

Durante la reunión anual de Berkshire, se le preguntó a Buffett por qué no había recomprado más acciones y éste dijo que los precios no habían caído a “donde realmente se siente como una opción mejor que otras”.

elceo.com
https://elceo.com/mercados/berkshire-hathaway-redujo-numero-de-acciones-sugiriendo-recompra/

Continue Reading

Trending

English
Spanish English